¿Te has enterado que ha muerto...?

 

Casi ni me atrevo a redactar este comentario, y mejor me limito a presentar otros que me han llegado a los oídos. Eso sí, manifiesto mi respeto al cuerpo sin vida del Papa, como manifiesto mi respeto a los 100.000 muertos civiles por la invasión de Irak, como respeto a todos los muertos. Digamos que es respetarme a mí mismo, en la perspectiva de unos cuantos años más tarde. Ya sé que no todos los muertos son iguales, sobre todo si se mira el nivel de violencia y de inocencia que hay detrás de cada muerte, pero los humanos utilizamos respeto corporativo con los muertos.

 

Y comentarios... ya saben, para todos los gustos. Hay gente harta de tanta imagen del muerto, de tanto espectáculo circense, de tanta fotografía de los restos del Papa, aunque esté prohibido hacer fotos a las pinturas de Miguel Angel en la Capilla Sixtina. Les parece excesivo, más aún cuando en ciertos países están utilizando este “muerto ajeno” para encubrir a los propios.

Hay otra gente entusiasmada por ver, por llegar a Roma y poder ver algo, lo que se pueda, pero estar allí cerca. Les parece que así honran más al difunto. Es verdad que todos los caminos podrían llegar a Roma, si no estuvieran atascados en estos días. Los medios de comunicación han hecho especial hincapié en presentar a grupos de jóvenes, cantando y lanzando ¡vivas por el Papa!. Gente rezando, gente en silencio,...

Extrañamente, los comercios italianos no están guardando luto, sino haciendo “su agosto” a costa de tanto peregrino funerario.

 

Y qué decir de las medidas de seguridad... ¡Llegan tantos jefes de estados, presidentes de gobiernos, personalidades y famosos...!. Y, ya se sabe, ese tipo de gente necesita mucha seguridad a su alrededor, el muerto no.

Por eso deben llamarse “pompas fúnebres”, por el gran boato que se organiza en torno al difunto.

Hay incluso gente que cuestiona la presencia de algunos presidentes: ¿quién les ha dado velas en este entierro?. ¿Acaso la bandera papal puede limpiar las manos manchadas de sangre de alguno de los presentes?.

 

De todo, se escucha de todo. Del gran ejemplo del Papa, por haber querido que lo entierren en tierra y no directamente en el mármol. En realidad hay tanta gente enterrada en tierra...

Hasta alguien dijo que Bush había intentado presionar para influir en la elección del próximo Papa... ¡Joder! No faltaba más que sea Bush el representante del Espíritu Santo.

Efectivamente hemos oído tantas cosas... Y hemos sufrido tantas repeticiones cansinas de los periodistas, obligados a cubrir horas y horas con el mismo evento...

 

Respecto a la figura de Juan Pablo II, respecto a su personalidad y a su labor, respecto a su ejercicio como Papa de Roma, hacia el exterior o hacia el interior de la institución eclesiástica, también hay comentarios muy diferentes: depende de si son polacos los que hablan, o son cardenales en activo, o son miembros del Opus Dei, o son teólogos de la liberación, o son políticos y gobernantes, o forman parte de colectivos gays,...

 

Con todos mis respetos...

 

El mochuelo 

(Abril-2005)