Parece mentira que sucedan cosas así

 

 

¡Parece un milagro! Resulta increíble que todavía haya países en que la propia población pueda echar a su presidente de gobierno a golpe de manifestaciones y protestas. Lo vimos en Argentina, lo hemos visto dos veces en Ecuador, lo estamos viendo en Bolivia,...

¿Pueden imaginarse que esto ocurra en un país de la Unión Europea?... A la vista está, que ni siquiera una tercera parte de países se ha atrevido a consultar a sus ciudadanos sobre la “Constitución Europea”. Y menos ahora que, de tres consultas, dos han sido negativas.

Y dicen que la democracia consiste... ¿en qué?

Bolivia es uno de los pueblos que están hartos de tanta explotación, de tanta traición, de tanta política neoliberal, de tanta indefensión,...Es cuestión de DIGNIDAD.

 

¡Otro milagro! La Corte Suprema argentina declaró inconstitucionales las leyes de punto final y de obediencia debida, que habían servido de escudo a los militares dictadores, desde 1986, para no ser juzgados por numerosos asesinatos, secuestros y desapariciones.

No se trata de que tales militares asesinos vayan a ser juzgados dos veces, sino que hubo miles de procesos que se interrumpieron o no llegaron a iniciarse, al aprobarse estas leyes que consagraban su impunidad.

Muchos son los delitos que no han prescrito, como los de desaparición de personas o la apropiación indebida de menores, delitos de lesa humanidad que no prescriben.

Esta medida podría involucrar a unos 400 militares, de los cuales solo un 10% está en activo.

Argentina es uno de los pueblos que están hartos de tanta represión, de tanta impunidad, de tanta burla,...Es cuestión de DIGNIDAD.

 

¡Oh, sorpresa! Ocurre en algunos países, pero pongamos el ejemplo de España. Tras la victoria del Barcelona CF. en la liga de fútbol, podemos ver en los informativos del 15 de mayo cómo la euforia de sus seguidores destroza escaparates, semáforos, cabinas telefónicas y mobiliario urbano por valor de miles de euros. No vemos actuar a la policía en ese kale barroka y dudamos de que se condene a años de prisión a algún detenido.

Es una violencia que no molesta, no reivindica nada, no lucha contra el sistema.

La policía se reserva para quienes vuelcan contenedores en una manifestación antiglobalización o piden que no se cierre una empresa.

Es cuestión de política neoliberal.

 

¡Otro ejemplo! El 19 de mayo en las noticias de TVE1 pudimos escuchar a los representantes de las empresas tabacaleras argumentar que las limitaciones a la publicidad de sus productos eran “un ataque a la libertad de empresa”.

Tienen toda la razón, estamos en una sociedad en la que la libertad de empresa está por delante del derecho a la vivienda, del derecho a la alimentación, del derecho a la libertad de expresión... ¿por qué no debe de estar por delante del derecho a la salud?.

Es cuestión de política neoliberal, es cuestión del sistema.

 

¿Recuerdan lo de Woody Allen?:

 

“El mago hizo un gesto y desapareció el hambre,

hizo un gesto y desapareció la injusticia,

hizo otro gesto y se acabó la guerra.

El político hizo un gesto y desapareció el mago.”

 

El mochuelo 

(Junio-2005)