La doble moral es inmoral

 

Hay reflexiones que no son emitidas por científicos, pero sirven para dar pistas y entender la vida. Los que no somos científicos también andamos vivitos y coleando por esta tierra. Veamos.

Pareciera que la sociedad está estructurada en una serie de zonas y al frente de cada una se encuentra gente o grupos que ejercen el poder. En todas las áreas: la económica, la política, la religiosa, la militar,…

Son las áreas que afectan a las personas humanas y a los pueblos y tienen que ver con su existencia.

Y hay quien dice que una sociedad basada en el poder es una sociedad fundamentada en la dominación. Porque significa que “lo ético” viene a ser “cumplir la voluntad de los poderosos”, o de lo contrario eres un revolucionario, un rebelde, un “fuera de la ley”, un inmoral,… digno de rechazo social. Esa es su lógica: cuanto más sumiso, más ético. Al poder no se le discute, se le obedece.

La ley y el orden vienen a identificarse con la “voluntad del poderoso”. Y ético o moral se identifica con cumplir dicha voluntad.

Y así resultan las listas de “buenos y malos”, el “eje del bien y del mal”, de “demócratas y terroristas”, de “colaboradores e insumisos”, de “gente de bien y gentuza”, de “ortodoxos y fuera de la doctrina de la iglesia”, etc.

¿Y qué guía la voluntad de los poderosos, o a qué se somete dicha voluntad? Pues depende… Depende de sus intereses del momento. Porque la voluntad de los poderosos cambia, por eso es que tienen “doble moral”, dependiendo de las circunstancias y de sus intereses. Por eso lo “bueno” puede convertirse en “malo” según la voluntad del poderoso, y por eso es INMORAL. Y pueden decir una cosa y hacer lo contrario.

Y cuanto más grande es la cuota de poder en juego, mayor puede ser la cuota de injusticia, mayor puede ser su impunidad, la hipocresía, la doble moral.

 

Estamos acostumbrados a ver cómo se tergiversan los hechos constantemente, cómo se exageran o atenúan dependiendo de los intereses. No se respeta la realidad sino que se juega con ella. Y si se manipula la realidad, por igual razón el lenguaje y los ideales: Donde antes debía extenderse el cristianismo, ahora lo ha de hacer la democracia; donde antes debía actuarse para llevar la civilización, ahora hay que hacerlo para promover el desarrollo de los más pobres; el país que antes esgrimía la razón humanitaria para actuar por su cuenta, se ampara ahora bajo el paraguas de Naciones Unidas, aunque sea a costa de violar la propia Carta de éstas…

Las mentiras se convierten en verdades y viceversa según conveniencia del poder. Los crímenes y canalladas sólo los cometen los enemigos, los propios no cuentan: La existencia de armas de destrucción masiva en Irak se impuso como verdad incuestionable y originó una de las grandes masacres a nivel mundial, aún inacabada. En nombre de la democracia se invaden países. Para condenar al teólogo Jon Sobrino el Vaticano alega una serie de desvíos doctrinales, que han sido desmentidos por numerosos teólogos y ministros de la Iglesia. Para llevar el desarrollo a países pobres se instalan empresas Transnacionales que lo único que hacen es esquilmar los recursos naturales de dichos países y no les importa, para ello, incluso provocar guerras tribales…   

 

Con razón cada vez hay más gente que no sabe a qué atenerse, que desconfía de las instituciones, de los políticos, de la jerarquía eclesiástica, de los gobiernos,…Crece la sensación de que no juegan limpio los que ostentan el poder. Es más, cada día crecen las evidencias en ese sentido y rayan el ridículo.

* ¿No resulta ridículo ver al Papa dando bendiciones “urbi et orbi”, o hablando de los sufrientes en un vía crucis, al tiempo que se rodea de riquezas en el Vaticano y condena a los teólogos de la liberación y a los que optan por los pobres? ¿Por qué el Vaticano condena con tanto rigor el aborto y lo admite para las religiosas embarazadas en Latinoamérica? ¿Por qué condena con tanta fuerza el aborto, en defensa de la vida, y no con la misma fuerza otros pecados que atentan contra la vida? ¿No es pecado contra la vida apoyar a juntas militares, avalar violación de mujeres, el robo de bebés y bautizarlos como hijos legítimos de asesinos y torturadores? ¿Cómo el Vaticano condena el aborto en abstracto y no a los presidentes católicos practicantes como Fox en México, Menem en Argentina, Sanguinetti en Uruguay, Uribe en Colombia…?

* ¿No resulta ridículo que Sadam Husseim fuera amigo reconocido por EEUU, cuando actuó como aliado, y después haya sido convertido en el gran enemigo universal por parte de EEUU y perseguido hasta la muerte? ¿Por qué se llama “llevar la democracia” a un país, cuando lo que realmente se pretende es adueñarse y controlar el petróleo de ese país? ¿Cómo puede erigirse en el máximo defensor de la democracia y de la libertad un gobierno que ampara a varios dictadores en su territorio o los apoyó directamente como en el caso de Pinochet? ¿Cómo puede explicar la guerra global contra el terrorismo un país que cobija y protege a terroristas como Posada Carriles? ¿Cómo pueden presumir de democracia y elecciones libres y negarlas a Palestina, sometida a un embargo económico y militar por haber elegido a Hamas?

* ¿No resulta ridículo que las potencias nucleares nieguen ese derecho a otros pueblos como Corea del Norte o Irán? ¿Por qué ellos sí tienen ese derecho y además la potestad para concederlo o denegarlo? ¿Y por qué lo prohíben a Irán y Corea del Norte, al tiempo que lo autorizan a países como India, Pakistán o Israel?

* ¿No resulta ridículo que el gobierno estadounidense hable hasta el hartazgo de la no-proliferación de armas nucleares por parte de países “sospechosos”, y al mismo tiempo se permita tener la mitad del arsenal atómico del mundo? ¿Cómo se puede defender la democracia y el imperio de la ley y saltarse la propia ley norteamericana y el Derecho Internacional cuando les viene en gana?

* ¿No resultan ridículos tantos informes y declaraciones de la ONU sobre la pobreza, o defendiendo el desarrollo de los países pobres, si al mismo tiempo no hacen nada por abolir la injusta deuda externa  y, además, ni siquiera son capaces de cumplir sus compromisos de aportar el 0,7% PIB?

Los ejemplos pueden multiplicarse…

 

La doble moral es una inmoralidad, hablando en plata. Y los dirigentes mundiales actuales serán señalados como responsables en la Historia. La sociedad en general también tenemos nuestra responsabilidad por aceptar y permitir a estos dirigentes. La ignorancia no nos exculpa y mucho menos la pereza, la desidia, el oportunismo o la resignación.

La “ley del más fuerte” y la “ley del embudo” sirven para la selva pero no para una sociedad de seres humanos. La “doble moral” y todas sus parientes (la impunidad, la corrupción, la manipulación,…) son inmorales e injustas. Y por tanto son inadmisibles.

Nuestras conciencias se abrirán en la medida que abramos nuestros ojos, nuestros oídos y nuestras manos.

Basta ya de echarle la culpa de los problemas o desgracias a la Naturaleza, al Destino, a Dios, al Desarrollo, a la diferencia de Culturas, de Género o de Raza,… La responsabilidad que se exige a los humanos no puede anularse con excusas. Somos responsables de nuestras ideas y de nuestras mentiras, de nuestras decisiones y de nuestros silencios…

Nuestro mundo, nuestra sociedad, continúan siendo libros de la vida abiertos para los amantes de la vida.

 

El mochuelo

(abril-2007)