Y en vacaciones ¿qué?

 

Unos aprovechan para leer algún libro pendiente. Otros quieren viajar, a donde sea, pero viajar. Algunos prefieren desconectar de “todo”, del trabajo, de los compañeros, del reloj, de los periódicos,…

Está bien, son opciones diversas, para quienes las tienen, de disfrutar vacaciones…

 

A quienes nos gusta ver, escuchar, observar, considerar,…no nos cambia gran cosa las vacaciones. Es una forma de gozar, de disfrutar, de sentir, de vivir.

 

La prensa proclama en estos días la TOTAL LIBERTAD DE CIRCULACIÓN. ¿Libertad? ¿Total?

Los turistas tienen libre circulación. Es actualmente uno de los grandes negocios del capital. Se les abre las puertas y se les permite casi todo. Agencias de viaje, medios de comunicación, publicidad, hostelería,…todos se ponen de acuerdo para abrir sus brazos al turismo y venderle “sol, playa, tranquilidad, sosiego, felicidad”.

No importan los horarios de los trabajadores, ni sus salarios, ni sus condiciones dentro o fuera del hotel,…”siempre el turista es lo primero…el cliente siempre lleva la razón”.

El dinero tiene libre circulación. No solamente el dinero especulativo que juega en bolsa, también el dinero negro, el que circula ilegalmente. Para eso están los llamados “paraísos fiscales”, dirigidos por bancos internacionales con la cooperación de los poderes financieros del mundo en beneficio de multinacionales y multimillonarios. Cuentas bancarias secretas, empresas tapadera, mecanismos sofisticados, que ocultan a sus verdaderos propietarios y evaden el pago de impuestos.

Allí se lava el dinero de la droga, del fraude y de la corrupción, se facilita la fuga de capitales y el crimen…Según el FMI se maneja más de un billón y medio de dólares cada año. Dinero que en muchos casos sirve también para controlar a los políticos.

Las armas tienen libre circulación. Israel confirma que recibirá de Estados Unidos 30.400 millones en ayuda militar en 10 años. Ya no es necesaria la diplomacia, ni los acuerdos de la ONU para la solución de problemas… Cuando impera la ley de la selva, las armas tienen la palabra.

Como respuesta al desarrollo de energía nuclear por parte de Irán, EEUU venderá a los vecinos de Irán (Arabia Saudita, Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar y Emiratos Árabes Unidos) un paquete de armas y naves de guerra por valor de 20.000 millones de dólares. La fuerza de la razón ha sido suplantada por la fuerza de las armas. 

Por algo los mayores fabricantes y traficantes de armamento son precisamente los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

La droga tiene libre circulación. Dicen que las drogas circulan como las mentiras, se sabe lo que hay pero se oculta. Ya no hablamos del tabaco, del alcohol, de la marihuana,…estas se consideran menudencias. Hablamos de la cocaína, de la heroína, de drogas de diseño,…

Craig Murray, embajador británico entre 2002 y 2004 en Uzbekistán, país vecino de Afganistán, se preguntaba ¿para qué están muriendo nuestros soldados en Afganistán? Y considera respuestas simplistas las siguientes: llevar la democracia y el desarrollo a Afganistán, apoyar el gobierno del Presidente Hamid Karzai para establecer el orden, luchar contra los talibanes y evitar que el islamismo radical siga extendiéndose hacia Pakistán. Erróneamente se acepta que la guerra en Afganistán es la guerra “buena”, mientras la guerra en Irak es la guerra “mala”.

Una cosa fue la operación para eliminar a Bin Laden y otra cosa es que la ocupación dure ya seis años.

El objetivo es otro: Se ha logrado que el PIB afgano haya aumentado un 66% y eso gracias a que se ha conseguido la mayor cosecha de opio jamás vista en el mundo.

Los talibanes serían todo lo fanáticos que queramos, pero erradicaron el negocio del opio y echaron a los señores de la droga. Ahora todo ha cambiado. En 2006 se obtuvo la mayor cosecha de opio de toda la historia y este año se cosechará más. Se ha logrado algo más: Afganistán ya no exporta opio en bruto, sino procesado como heroína.

Por eso el embajador concluye  contestando a su pregunta sobre la presencia de soldados británicos en Afganistán: “Nuestro único logro de verdad hasta la fecha es el descenso del precio de la heroína en las calles de Londres”.

Un ejemplo claro de cómo las drogas y las mentiras circulan de manera similar.

 

Solamente un grupo de personas NO GOZA DE LIBRE CIRCULACIÓN: los inmigrantes pobres. Estas personas son extranjeras como los turistas, pero son pobres.

El hambre, la miseria y las guerras les obligan a huir, a arriesgar sus vidas…pero en los países de Occidente se les considera “ilegales”. Ilegal es realmente el dinero negro y circula perfectamente por todo Occidente, como circulan las armas y las drogas ilegales.

Para los países occidentales la mayor ilegalidad la constituye LA POBREZA. Los pobres son los únicos que merecen ser controlados:

Aunque gracias a estas personas mantengamos nuestros índices de natalidad, nuestro PIB, nuestros fondos de cotizaciones de la Seguridad Social, nuestros niveles de producción,…

Aunque estas personas estén ocupando los puestos de trabajo que los nativos no queremos, y estén cobrando salarios infinitamente más bajos,…

Aunque estas personas sean el 80% de la gente que cuida de nuestros ancianos, y quienes más donan sus cuerpos a laboratorios y universidades,…

Aunque estas personas nunca tengan vacaciones, porque están a nuestro servicio.

Gran paradoja: Les necesitamos, pero no los queremos.

El político suizo Frish decía en los años 60: “Habíamos pedido mano de obra, y nos llegaron hombres”.

El 7 de enero decía la Gaceta de Canarias: La Armada recibe grandes elogios por su labor de control de los flujos emigratorios”. Tan eficaz ha sido su control que han logrado que 6.000 africanos se hayan ahogado en el año 2006 intentando llegar a las costas canarias sin ser descubiertos. 

 

Ya ven, son cosas que se dicen y escuchan en estos días de vacaciones.

Y si ustedes se dan una vueltecita por Cádiz podrán admirar a osados turistas nacionales y extranjeros haciendo surfing en Tarifa, y tal vez también a inmigrantes subsaharianos exhaustos, llegados en pateras y huyendo por el Parque de la Breña, perseguidos por la Guardia Civil.

Son cosas que se ven y se escuchan… Y que ayudan a comprender las incongruencias de la globalización neoliberal: sus propias reglas de libertad de circulación de las empresas, del capital, del mercado, de los factores de producción,…no las aplican por igual a los trabajadores y a los inmigrantes pobres.

Por eso vamos entendiendo  las mentiras de la globalización: se globaliza la economía, pero no la expansión de la riqueza y del bienestar. Al contrario, aumenta las desigualdades entre personas y países enriquecidos y el resto; aumenta la marginación y la exclusión de amplias capas de población.

 

Nuestros saludos para quienes estén de vacaciones y para quienes no puedan disfrutar de ellas. Creemos que es positivo mantener los ojos y oídos muy abiertos…Todo cuanto sucede a nuestro alrededor puede ayudarnos a vivir.

 

El Mochuelo

 (julio-2007)