Las cifras, ¿son sólo cifras?

 

A juzgar por el interés o desinterés de la gente, no son sólo cifras.

Lo que pasa es que hay cifras que perdieron categoría: las cifras de muertos en Irak, de muertos en Palestina, de muertos en pateras o cayucos, de muertos en tormentas tropicales o tifones,…

Son tan habituales, ¿verdad?, que parece que los cuerpos se “hacen” a ellas y les retiran importancia, casi al mismo ritmo que disminuye su importancia en los medios de comunicación. Da la impresión de que nuestra vida, opiniones y puntos de vista, sentimientos y emociones, adhesiones o repulsas,…siempre vinieran marcados por los medios de comunicación. Ellos se han convertido en nuestra conciencia.

Pero las cifras no son sólo cifras… Con qué interés se miran cada mes las cifras de la nómina, o las subidas de las hipotecas, o la declaración de renta, o los números premiados de las mil y una loterías existentes,… ¿A que estas cifras no dan igual?.

Ahí estamos.

 

A primeros de octubre tenía que haberse publicado esta noticia. Pero…usted, por ejemplo, ¿acaso se enteró por algún medio de que el número de inmigrantes muertos en el Mediterráneo era de 1.200 en lo que llevamos de 2007?.

En silencio…se los tragó ese mar, como otros mares. En aguas de Canarias ya van 350 muertos en este año.

 

En octubre también se publicó un Informe de Amnistía Internacional.

¿Qué pensaría la gente, la que se enteró, de que 3.300 personas condenadas a pena de muerte están esperando su ejecución en Estados Unidos?. Son más que las que murieron en las Torres Gemelas…

Ya ven, el poder judicial estadounidense puede matar más gente que Bin Laden.

 

En muchas partes del mundo se espera la Navidad y se montan los belenes o pesebres. En las mismas partes del mundo en donde la gente está harta de cifras sobre la guerra de Israel y Palestina. Debería decirse de la “invasión u ocupación total de Palestina por Israel”.

¿Cuántos miles de vidas palestinas está costando la dejadez y permisividad de la Comunidad Internacional?.

Los nietos del holocausto han reproducido en Gaza lo que los alemanes hicieron con sus abuelos.

Pero en Occidente “pasamos” de tantas cifras de víctimas y de canalladas…

Siete millones y medio de refugiados palestinos (más del 70% de su población).

Van 36.033 muertos y heridos desde septiembre de 2000. 

En abril de 2007, 11.229 palestinos estaban presos en cárceles israelíes: incluidas 104 mujeres y 375 niños de ambos sexos.

Hay 58 campos oficiales de refugiados palestinos.

En Cisjordania, los israelíes cuentan con 1.080 puestos militares de control para impedir la movilidad de la población palestina.

Más de 5.000 hogares fueron demolidos y otras decenas de miles dañados e inhabitables. Cuando Israel derriba una casa palestina, una media de 12 personas pierde su hogar.

Israel comenzó en 2002 un muro que dejará encerrada a la población palestina: tendrá 721 kms. de largo. Cada kilómetro cuesta 3,7 millones de dólares.

Al igual que otras muchas actuaciones de Israel contra Palestina, el muro fue declarado “contrario a la ley internacional” por la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El muro continúa para adelante… ¿qué pasa?

También son ilegales y están condenados por las resoluciones de la ONU los asentamientos israelíes en Cisjordania. Pues, ahí están los 120 y los otros 102 que se están haciendo… Y en esa tierra robada están viviendo casi medio millón de colonos israelíes.

Israel se ha convertido en el mejor brazo armado de Estados Unidos en Oriente Medio…y no hay más que hablar.

¡Como será, que hasta en las ligas deportivas europeas participa Israel como miembro de pleno derecho!

Por favor, al menos pongan cuidado con los personajes que colocan en su belén…

 

Quizás hay cifras que para la mayoría de mujeres no pasan desapercibidas: La planificación familiar salvaría la vida a 150.000 mujeres al año.

Lo dice un informe del Fondo de población de Naciones Unidas (Unfpa), publicado en noviembre.

A nivel mundial, se estima que 529 mil mujeres pierden la vida cada año a raíz de complicaciones del embarazo o del parto.

Entre diez y quince millones de mujeres padecen graves enfermedades o discapacidades derivadas de la maternidad.

En todo el mundo casi un 50 por ciento de las madres primerizas dan a luz sólas o atendidas por parientes o personas no capacitadas, lo que pone en grave riesgo su vida y su salud.

Quizás las mujeres de todo el mundo sienten y comprenden mejor estas cifras actuales en nuestro modernísimo y desarrollado mundo.

 

Este sí es otro mundo, otras cifras. Estas sí ilusionan y hacen soñar. Hasta se aguanta toda una santa mañana escuchando a los niños de San Ildefonso cantar esa retahíla cansina de cifras.

Cada ciudadano español, desde el bebé de la cuna hasta el anciano del asilo, gastaremos una media de 134 euros sólo en la lotería en Navidad.

Y hablando de navidades ¡fun, fun, fun!:

- En las comunidades de Madrid, C. Valenciana y Cataluña, se gastará más de 900 euros de media por persona, en alimentación, ocio y regalos. A nivel nacional la media es de 858 euros.

- La media de gastos por persona en regalos y juguetes será de 252 euros.

- La consultora Deloitte cifra el gasto medio de cada familia española en 519 euros sólo en regalos, dentro del gasto total de 904 euros, lo que sitúa a España muy por encima de la media internacional de 662 euros en 14 países desarrollados.

¿Qué hay que decir en estos casos? ¿Feliz consumo navideño? o ¿Cuídense los estómagos y los bolsillos, por favor…?.

¡Qué será lo que se celebra, que se realizan gastos tan enormes…!

 

Hay que sentarse allí, sobre aquella piedra, y mirar…y escuchar a la gente…y contemplar la propia vida… ¿qué valoramos más y qué menos? ¿y en base a qué…?.

A veces da la impresión que los ciudadanos, los partidos políticos, los medios de comunicación, las organizaciones sociales, las instituciones económicas, comerciales y religiosas…se terminan pareciendo, como los perros y sus amos…

Los mismos intereses, las mismas amnesias, los mismos stress, los mismos valores, los mismos abusos, los mismos anhelos,…

Pareciera que en nuestra sociedad capitalista cada vez es menor el interés común y mayores los intereses particulares.

Ante lo que no reporta interés y provecho personal, aunque sea un problema social de primera magnitud, se pasa de largo.

¡Coño! Tal vez por eso, hay cifras que han perdido categoría y atención.

 

El mochuelo

(noviembre-2007)