Prepotentes

 

LIBERIA

El prepotente es soberbio. No reconoce derechos, a lo sumo concede favores. Crea hijos que no vuelve a ver en su vida.

El 21 de febrero pasado, Bush visitó Liberia, última etapa de su gira por cinco naciones africanas (Benin, Tanzania, Ruanda y Ghana).

La primera visita oficial en treinta años de un gobernante estadounidense, a la primera república africana, Liberia, creada en 1847 precisamente a iniciativa de Estados Unidos para darle una nación a los antiguos esclavos negros.

Reducida visita de ocho horas para reunirse con la presidenta Ellen Johnson y revisar las tropas liberianas bien adiestradas por Estados Unidos.

Liberia (“Tierra libre”) sigue esclavizada. Su población huida. Los catorce años de guerra civil (1989-2003) desplazaron a cientos de miles de ciudadanos y devastado su economía.

En los campos de refugiados, miles y miles han perdido la fe en la paz, y miles de inválidos, ancianos y madres solas con críos no saben de qué manera, si regresan, van a construir una casa o cultivar la tierra.

Para ayudar a los que se deciden a volver: un paquete de ayuda que contiene, por persona, una manta, un estero, dos pastillas de jabón y una bolsa de plástico; y por familia, un cubo, un bidón, un quinqué, una bolsa de plástico más grande, una mosquitera, una cazuela, cinco cuencos, cinco tazas de lata, cinco cucharas y un pedazo de lona. Esto es lo que te dan cuando te bajan del camión en Liberia después de pasar años, si no lustros, en un país extraño porque los hombres con fusiles te obligaron a abandonar tu aldea. Y cinco dólares para el transporte.

En occidente continuamos sin responder: ¿Por qué se generó esa guerra? ¿Quién hubo detrás? ¿Por qué la presencia de cascos azules y 2.300 infantes de marina estadounidenses? ¿Cómo es posible que permanecieran impasibles grandes multinacionales (Firestone, Lamco, Bridgestone, Oriental Timber Company) explotando caucho y madera, mientras morían cientos de miles de ciudadanos? ¿Qué papel juegan en todo esto las ricas minas de diamantes de Liberia?...

Después de 30 años, un presidente norteamericano llegó, revisó, recibió honores, bendijo el estado de paz y marchó con “acuse de recibo de su visita válido para la campaña electoral”.

Razón tiene Sánchez-Terán: La guerra sólo se detiene ante la justicia.

 

CUBA

El prepotente es orgulloso, es altivo, se considera más digno que los demás. Los poderosos no pueden olvidar que son poderosos.

Con manifiesta inquietud los medios de comunicación occidentales levantaron la alerta: ¡No se engañen con la dimisión de Fidel Castro! ¡Cuba sigue siendo una dictadura terrible y cruel!.

Como corresponde, las grandes DEMOCRACIAS occidentales permanecen expectantes:

¡Maravillosas intenciones democráticas!

 

KOSOVO

El prepotente termina convirtiéndose en déspota y absoluto. Sus intereses priman sobre el cielo y sobre la tierra. El código penal vigente no condena la injusticia, sino el fracaso.

Estados Unidos avisó a varios estados europeos: Estaba dispuesto a reconocer la independencia de Kosovo, con o sin permiso de Naciones Unidas. Varios gobiernos europeos secundaron la idea.

No importa que el Acta de Helsinki considere “inviolables” las fronteras existentes. No importa que se viole la Carta de la ONU y  la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que sólo prevé el autogobierno para Kosovo, reconozca la “soberanía e integridad territorial de la República Federal de Yugoslavia”, lo que no ha sido modificado por posterior resolución.

Un estado-nación de historia infame. Al frente, su primer ministro Thaci, elegido por Estados Unidos, un reconocido terrorista en todo el mundo, un gangster vinculado con el narcotráfico, trata de mujeres y asesinatos de albaneses no acordes con su opinión.

Naturalmente, el señor Thaci acepta en Kosovo la principal y más grande base militar norteamericana de toda Europa.

Kosovo es parte de la estrategia de Estados Unidos en países que tienen alguna oposición en la OTAN, dice J. Petras. Kosovo es una base militar importante para los Estados Unidos poder controlar los Balcanes.

La escena cómica corrió a cargo del representante de la UE, Javier Solana, y el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, pidiendo calma y moderación: “nuestras misiones de pacificación, militar y civil, cubrirán la totalidad del territorio de Kosovo.”

No han sido capaces de consolidar un proceso de democratización después de la intervención militar internacional, pero sí lo son de adoptar unilateralmente la determinación de independencia de Kosovo.

¿Quiénes lo han decidido? Con toda seguridad no lo decidieron el 37% de la población que vive en la pobreza, o ese 45% de desempleados existentes en el lugar.

¿Cómo se llama esto en las democracias occidentales?

 

ELECCIONES

El prepotente tiende a la demagogia y a la manipulación. Se siente investido de impunidad. “El poder es impunidad”, definió en 1998 el empresario argentino Alfredo Yabrán (más tarde acusado de ser la cabeza visible de una mafia todopoderosa).

En España se entretienen con los mítines y debates televisivos entre los líderes. ¿Quiénes serán estos señores que debaten en televisión?...recibidos por fotógrafos a la hora en punto, conducidos por pasillos paralelos aislados para que no se vean, prohibidas las fotos laterales para no captar enfoques desfavorables,… ¿Son personas o animales exóticos?.

Y todos los medios empeñados en que apostemos…¿quién ganó de los dos?.

Un verdadero espectáculo de dos candidatos que supuestamente pretenden representar y servir al pueblo español.

Los políticos necesitan del poder de seducción de la televisión.

Los problemas y las promesas se van por la misma senda, los problemas son de nosotros, las promesas son ajenas…

En Estados Unidos eligen primero a su candidato de partido. Los candidatos recorren los diversos Estados, acomodando y cambiando el contenido de sus mensajes en función de sus oyentes: John McCain, un día habla de la necesidad de legalizar a los inmigrantes indocumentados y al día siguiente apoya la idea de su deportación. Los asesores especialistas determinan el contenido de cada discurso para tocar el corazón de sus potenciales votantes. Todo vale para derrotar al adversario: Si la negritud de Obama no le derrumba, habrá que acusarle de musulmán o de lo que haga falta.

Supuestamente, en una democracia, dice Vicky Peláez, los aspirantes a la presidencia deberían de representar los intereses del pueblo como establece la Constitución. Sin embargo la sobrevivencia de cada candidato depende del dinero que recolecta. Se calcula que se necesitan no menos de 200 millones de dólares. Bush consiguió 284 millones. El grueso del dinero no proviene de simples votantes sino de las corporaciones que operan a través de unos 35 mil cabilderos y que negocian el apoyo financiero de las compañías nacionales e internacionales.

Las grandes empresas eligen los candidatos, dictan el contenido de sus debates y los apoyan económicamente. La factura la pasarán después.

 

“¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia? La democracia actual, que es la forma política común de Occidente, en qué es o no democracia. ¿”Votar, callar y ver la tele”, como decía el humorista?

La democracia que conocemos, para las mayorías es apenas democracia fundamentalmente electoral y aún con todas las restricciones impuestas por el capital y sus medios de comunicación. No es democracia económica, ni social, ni étnico-cultural. No es democracia participativa; es, como mucho, delegada o representativa; pero ¿representativa de qué intereses y delegada con qué controles?... Es una democracia que empalaga y que indigna”. (*)

Los ciudadanos convertidos en “consumidores de elecciones” y los partidos en “máquinas electorales”. La democracia reducida a “votar y sólo votar”. Los dirigentes y candidatos convertidos en “superhombres”.

Se equivocaron al pensar que los pueblos necesitan dirigentes arrogantes, orgullosos, prepotentes,…

El nivel de participación de la ciudadanía marca el nivel de democracia…

La democracia es un reto. Deberemos conquistarla y construirla en todos los ámbitos de la sociedad y creer en ella…

Por eso es que hay gente que sigue afirmando “otra democracia es posible”.

 

El mochuelo

(Febrero-2008)

 

_____________________________________

(*) Refer. P. Casaldáliga. Agenda Latinoamericana