La vida de las palabras

 

“Me siento dichoso por haber podido escuchar a un mensajero de la vida, cuyas palabras son limpias y creíbles porque brotan del convencimiento.

A diferencia de los mercenarios de la palabra, sus mensajes nacen de la propia vida y de la vida de su entorno”.

Aquella persona salía contenta el pasado 7 de mayo de la Facultad de Filosofía de Cádiz.

 

Efectivamente por la Universidad de Cádiz pasó Eduardo Galeano y presentó su nuevo libro ESPEJOS, una historia casi universal.

En este mundo que clasifica todo lo que toca: personas, cosas, movimientos,… Eduardo se considera un “cuentacuentos”. Sin tener en cuenta las fronteras de los géneros literarios, él cuenta historias desconocidas o mal conocidas que se refieren a los andares de quienes no salieron en la foto, de los olvidados.

“No sé si el mundo está hecho de átomos, pero sí está hecho de historias”.

 

Habla de las mujeres. ¿Cómo es eso de que detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer…? ¡felices las mujeres por ser respaldos de sillas! ¿Eso es un honor?

Se ha avanzado en los derechos de la mujer en el mundo, o en parte del mundo, de forma muy desigual, pero no porque los machos se los hayamos regalado, sino porque ellas lo han conquistado en un proceso muy duro.

Pero «todavía son vistas por la ideología dominante como objetos de propiedad masculina. La forma más repugnante de la propiedad privada es la propiedad de las personas, como ver a la mujer como propiedad del hombre».

 

Habla de los negros. ¿Adán y Eva fueron negros?

Si el hombre blanco también procede de África, entonces somos todos africanos y todos somos negros, lo que no viene mal recordar en estos tiempos.

Somos todos africanos emigrados, y el que se ocupó del reparto de los colores fue el Sol, y fue blanqueando a los que se alejaban del lugar de origen, que era África.

De allí emprendieron nuestros abuelos la conquista del planeta…Ahora las mujeres y los hombres tenemos más colores que el arco iris, pero todos somos emigrados. Hasta los blancos blanquísimos vienen de África.

Durante siglos África cambió trabajo por violencia, vendió esclavos y recibió armas para consolidar el poder de reyes y reyezuelos.

Después cambió riquezas de la tierra por promesas del cielo.

El mundo desarrollado tenía que pedirle perdón por consumir su carne humana y desolar sus riquezas. «Se intenta ocultar que la venta de carne humana duró tres siglos; fue el negocio más próspero de las coronas europeas».

Las pateras son nietas de los barcos negreros.

 

Habla de los inmigrantes. Larga historia de ingratitudes que llena los diarios todos los días. ¿Por qué no exigieron papeles a Colón, a Pizarro,…? ¿Por qué no les exigieron pasaporte?

Los americanos del norte se hicieron dueños, ellos son América…¿Los de las otras américas qué somos…? ¿Noruegos?

“En aquellos tiempos remotos el mundo entero era nuestro reino, inmenso mapa sin fronteras, y nuestras piernas eran el único pasaporte exigido.”

Quienes van en las pateras no se van, los empujan, porque nadie emigra porque quiere.

La venta de carne humana sigue siendo el negocio más exitoso del sur y los que llegan al norte serán usados mientras sirvan y después serán arrojados.        

Habla de la Cultura musulmana. Preguntó a un taxista: ¿qué trajeron los moros a España? Y el taxista contestó: ¡problemas!

Oiga, pero también tolerancia religiosa, el correo, el ajedrez, el vinagre, los números, 4.000 palabras, la cultura del agua….

La cultura católica despreciaba el agua…¿Por relacionarla con el placer…? Ningún santo ni santa puso el pie en una bañera.

Ojo al hablar del sometimiento de la mujer musulmana…La Iglesia Católica hasta 1920 prohibía a las mujeres cantar en los templos, porque los cantos de las hijas de Eva ensuciaban el aire.

 

Habla de los Muros. En Marruecos se levantó el segundo muro más grande del mundo, después de la muralla china. Muros que separan de la pobreza con instrumentos supertécnicos. Muro entre Estados Unidos y México, Muro en Cisjordania que será 15 veces más largo que el de Berlín y perpetuará la posesión de la tierra invadida…

¿Por qué unos muros tan altisonantes y otros muros tan mudos o enmudecidos?

Muros por donde pueden pasar el dinero y las mercancías pero no la gente, porque ésta no es digna de confianza.    

Habla de los sueños. El éxito hoy no está en manos de los sabios, sino de los bestias.

Un mundo racista que cuenta los muertos de los invasores pero no los muertos de los invadidos. Racismo que distingue víctimas de primera, de segunda y de tercera.

No pueden engañarnos con cuentos de hadas. No existen las hadas. Sueños prodigiosos que entran en la noche como se entra en un cine.

Vivimos entre cuentos de hadas…para VENDER. Es el sueño americano, que tanto venden los medios.

 

Habla de Latinoamérica. «En el pasado sufrimos dictaduras nacidas para castrar, para aniquilar a lo más 'peligroso' de una generación entera, a su voluntad de cambio. Tenían miedo a que esa energía de cambio pudiera traducirse en peligro real para sus intereses».

En los últimos años por suerte surgieron gobiernos con voluntad de cambio, están empezando a hacer cosas. Es muy diverso el panorama político latinoamericano, porque Latinoamérica es un reino de la diversidad, y eso es lo mejor que tiene. Se trata de procesos muy diversos entre sí y no conviene andar de comparaciones. Ojalá logre reunirse y unirse esa energía de cambio para generar la posibilidad de defendernos mejor.

En Europa no se termina de entender. No siempre es fácil ver y entender esa diversidad desde afuera. Y más difícil es verla con los ojos de las naciones que han sido dominantes durante el periodo colonial y que de alguna manera lo siguen siendo. Desprecian lo que ignoran, desconocen cuál es la verdadera realidad de países sobre los cuales se sienten todavía con derecho a emitir sentencia, a decir esto es bueno, esto es malo, esto es democrático, esto no es democrático.     
«Cuando se dicen cosas como que Bolivia es un país ingobernable, o incomprensible, en realidad quieren decir que es un país invisible para sus ojos, ojos envueltos en telarañas coloniales, que les impiden ver».

Bolivia es la comprobación del racismo de dos dueños: La oligarquía interna y USA. 

Es asombrosa la capacidad de los Medios para descalificar los procesos nuevos de América Latina. ¿Cómo que Chávez es un payaso? Que miren a los dirigentes europeos y otros (Sarkozy, Berlusconi,…Bush)

«¿Qué autoridad tienen países que ni se han autocriticado de haberse enriquecido en el pasado con la esclavitud?»

 

Habla del petróleo. El reino del petróleo y el auge de los biocombustibles. «Para EEUU, fue un error de Dios poner el petróleo bajo las arenas de Medio Oriente, en vez de ponerlas donde debía».

«El petróleo sigue siendo el producto rey. ¿La prensa europea le dedicaría tanta importancia a Chávez, como un Satán siempre disponible, si Venezuela en vez de petróleo exportara lechugas?».

Y otro tanto pasa con Irán: Ahora va a resultar que las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki las tiró Irán, y no, las tiró nada menos que un Gobierno demócrata de EEUU.
«El mundo gira alrededor de su majestad el auto. ¿Cómo se explica que importe más alimentar a los autos que a la gente? Si el petróleo es insuficiente o muy caro, vamos a darle de comer soja, maíz, azúcar. ¿Cuál es el miembro más importante de la familia?: Sin duda el que duerme en el garaje».

 

Sin embargo, los humanos pueden ser compatriotas de gente nacida en otros países y sentirse contemporáneos de personas que vivieron en otras épocas.

«Además de ser los exterminadores de todo, los creadores de la bomba atómica, los únicos que torturan o violan o matan por placer, también los humanitos son los únicos que sueñan despiertos, los que convierten la basura en hermosura, los que descubren colores que el arco iris no conoce, los que dan nuevas músicas a las voces del mundo y crean palabras, para que no sean mudas la realidad ni su memoria».

 

         Los espejos están llenos de gente.         
         Los invisibles nos ven.       
         Los olvidados nos recuerdan.       
         Cuando nos vemos, los vemos.    
         Cuando nos vamos, ¿se van?

 

 

El mochuelo

(junio-2008)