¿Iguali… qué?

 

 

En la Revolución francesa, el lema Liberté, igualité, fraternité quedó en retórica. En tiempos de Sarkozy, 210 años después, permanece en retórica.

 

En la guerra de Irak las cifras de víctimas invasoras son exactas. Las víctimas invadidas iraquíes varían en cientos de miles según las fuentes.

En el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York no hubo errores contables: 2.973 víctimas (incluidas las 246 de los aviones estrellados) y 24 personas desaparecidas. El Informe del FM de 2007 reconoció un error en la medición anterior de  pobres en el mundo, faltaban 500 millones. ¡Un errorcito!

 

En la escuela de la retórica los dirigentes del mundo arrancaron las páginas donde se estudiaban los terrorismos de Estado.

Preventivamente se matará a quienes se resistan: hambrientos, africanos, palestinos, guerrilleros, iraquíes, afganos, sindicalistas, defensores de derechos humanos, indígenas, inmigrantes,…Sólo ellos son terroristas. Consulte la Lista USA de países amigos y de grupos terroristas.

 

Según la Ciencia Ficción no es igual un atentado cometido en Israel, que las numerosas masacres ejecutadas contra palestinos.

Tampoco los secuestros tienen igual categoría: Para los medios es muchísimo más grave el secuestro de Ingrid Betancourt por parte de  las FARC, que las 15.000 personas desaparecidas a cargo de los paramilitares colombianos, con apoyo del ejército (algunas aparecidas en las 3.000 fosas comunes ya descubiertas).

 

Sin discriminación de origen ni de raza se abren las puertas a cuantos científicos, médicos, negociantes, artistas, deportistas, inversores…quieran inmigrar a Europa. Pero en Europa los inmigrantes pobres están declarados directamente “ilegales”, encarcelables, expulsables,…indeseables.

Ser pobre, en un país empobrecido, es una tragedia. Ser pobre en un país enriquecido, es infamante”. En los países desarrollados “estar sin papeles” significa estar sin derecho.

 

La ley más sagrada del neoliberalismo es el derecho de admisión. Están prohibidos los cayucos con gente hambrienta, que huye de países en guerra y que puede molestar nuestro estado de bienestar. En la segunda semana de Julio-2008, veinticinco desgraciados subsaharianos, la mitad niños, no llegaron vivos a las costas españolas.

Gracias al Libre Comercio gozan de absoluta libertad otros “cayucos”, los grandes navíos trayendo de todo: madera para nuestros muebles, coltán para nuestros teléfonos, cobre para nuestras instalaciones eléctricas, caucho para nuestros coches,…

 

Hay muros altisonantes y hay muros mudos. El mundo se conmovió con la caída del muro de Berlín…

Silenciosamente Estados Unidos construyó un muro “anti-inmigrantes” metálico de tres metros de altura y veintidós de longitud.

El segundo muro más grande del mundo, después de la muralla china, es el de Marruecos para rodear a Sahara.

El muro que construye Israel para cercar a Palestina será quince veces más largo que el de Berlín.  

 

La norteamericana revista Forbes ofrece cada año sus lecciones de igualdad: Las 225 mayores fortunas poseen tanto como el 47% de la humanidad (que apenas subsiste con menos de dos dólares al día).

Sencillo cálculo: Cada uno de esos ricos tiene tanto como 12 millones de personas.

 

En Badajoz un ladrón fue condenado a tres años de cárcel por robar en un piso enseres valorados en 3.000 euros. Con años de prisión condenaron también en Cádiz al que robó unas monedas sueltas de un “portal de belén”.

La justicia recuperó la vista y ya no es ciega.

El presidente del Banco Santander de España, Emilio Botín, fue acusado de participar en 36 delitos fiscales y cuatro delitos continuados de falsedad documental. Solicitaban contra él 180 años de prisión y multas de 46 millones de euros. Tras 18 años, la Audiencia cierra el caso por “irregularidades en el proceso”.

En una sentencia llegó a escribir un juez brasileño que la ley está hecha para los pobres, los negros y las putas…

 

Las Constituciones y Declaraciones hablan de igualdad de las personas, mujeres y hombres. Son documentos escritos en las escuelas de la retórica.

Las mujeres no abandonan su podio particular: son mayoría absoluta entre los pobres absolutos (70%) y entre los analfabetos del mundo (75%). Son mayoría entre los infectados por sida. Y su trabajo gratuito en el hogar representa un tercio de la producción económica mundial, dice la ONU.

Solamente ocupan el 14,6% de los escaños parlamentarios, pero el 20% de las mujeres han sufrido malos tratos físicos o agresiones sexuales.   

 

Preciosa retórica: Liberté, igualité, fraternité.

Son tareas pendientes en el mundo entero. ¿Libertad para quién, igualdad en qué…?

Todos los países del mundo se asocian en la ONU, pero sólo deciden cinco.

Las canciones de libertad son eso, puras canciones. Los cuentos de hadas, son cuentos, las hadas no existen. Pueden dormirnos con cuentos, no engañarnos.

En cierta ocasión, Julio César reprobó a su mujer Pompeya: “No basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo”.

En nuestro mundo no basta con decir que somos iguales, también tenemos que serlo. Por lo visto, ni lo somos, ni lo parecemos.

 

 

El mochuelo

(julio-2008)