Octubre-2000

 

Elogio a la clandestinidad

Bertold Brecht

Es bello
tomar la palabra en la lucha de clases.
Llamar a las masas bien alto a la lucha.
Para que aplasten a los opresores y liberen a los
oprimidos.

Es difícil y útil el trabajo diario, imperceptible,
el tenaz y secreto tejer
la red del Partido
ante el cañón de los dueños:
hablar, pero
esconder al orador.

Vencer, pero
esconder al vencedor.

Morir, pero
esconder a la muerte.

¿Quién no haría mucho por la fama,
pero quién lo hará por el
silencio?                                                                                                        
Pues la fama pregunta en vano
por los que realizaron la hazaña.

¡Aparezcan
por un momento,
desconocidos de rostro cubiertos y reciban
nuestras gracias!