Febrero-2004

Me declaro desertor

No quiero ejércitos en mi casa,
no quiero ejércitos en mi jardín,
no los quiero en mi cuadra
ni en mis calles,
no quiero ejércitos en mi país.

Me declaro desertor,
objetor de conciencia,
enemigo de la muerte
a mano armada,
enemigo de la institución
de la muerte entrenada,
de las balas disparadas,
de la violencia organizada.

Me declaro traidor,
a la ley con bombas y granadas,
al orden con tanques y metrallas,
a la vida en el gatillo,
a las penumbras y al miedo,
al yo disparo y después veo.

Me declaro prófugo
de los cerebros bien lavados,
de los jóvenes obligados,
de la paz con muertos sin nombre,
de las armas por encima del hambre,
de mi país y su olor a sangre.

Me declaro desertor,
me declaro humano,
me declaro amante de la vida,
luchador de la palabra abierta,
de la verdad incoercible,
de la justicia franca,
me declaro desertor,
me declaro humano.

Quiero amigos en mi casa,
quiero flores en mi jardín,
quiero árboles en mi cuadra,
niños en las calles,
no quiero ni ejércitos,
ni sangre,
en mi país.

Hugo Cuevas-Mohr (Nació en Guatemala, pero creció en Colombia. Vive en Miami desde 1992)