Junio-2005

 

 

Renuncio a mis dudas

 

A vosotros,

que cortáis la manzana de la muerte

con el anonimato de una guerra, os pido caridad.

Por un Dios en el que jamás he creído.

Por una Justicia

de la que desconfío.

Por el orden de un Mundo

que no respeto.

Para que renunciéis a vuestra guerra yo renuncio a mis dudas,

que son parte de mí

como la luz amarga es parte del otoño.

Y escribo Dios,

Justicia, Mundo

y os pido caridad,

y os lo suplico.

 

Luis García Montero