Agosto-2002

 

Perdonen que no hable de Perejil

 

Entre chiquillos, cuando queríamos que alguien demostrase su fuerza, le decíamos “saca bola”, o “saca papa” que dicen en Andalucía. El muchacho doblaba su brazo con toda la tensión posible y mostraba su bíceps abultado. Pues, muy bien, si hay gobernantes que quieren jugar a eso, que jueguen, pero que nos dejen en paz a los ciudadanos y no quieran “vendernos motos” de patriotismo y de otras historietas politiqueras.

 

Más preocupante es la serie de asuntos que se encubren entre los gobernantes y que nunca explican claramente a sus ciudadanos. ¿Por qué es urgente restablecer las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos?. La pregunta puede hacerse al Gobierno, al Parlamento, a los dirigentes de Partidos políticos,…

Porque, miren ustedes, hay motivos para sospechar: son más de cuatrocientas las empresas españolas en Marruecos (sobre todo catalanas), el gaseoducto que abastece a España procedente de Argel pasa por Marruecos, el séptimo comprador de armamento a España es Marruecos, el comercio español entre España y Marruecos es muy importante (y eso sin contar las toneladas de hachís procedentes de Marruecos),… Por otra parte, España es el puente de tránsito de miles de marroquíes y al mismo tiempo lugar de residencia de muchos miles de inmigrantes marroquíes,…

 

Los políticos nacionales e internacionales olvidaron su obligación de dar explicaciones a sus poblaciones. Fueron delegados por sufragios para administrar los Estados, pero confunden normalmente dicha delegación con la arrogancia del poder, convirtiendo así sus obligaciones con la ciudadanía en simples condescendencias y favores, si alguna vez se dignan ofrecer alguna pequeña información pública.

 

Para no salirnos del ámbito geográfico que nos ocupa: ¿Cómo es posible que después de tantos años de lucha del pueblo saharaui por conseguir su definición como estado independiente, después de tantas resoluciones de la ONU para que allí se realice un referéndum que posibilite la determinación de la población saharaui, de pronto se tire por los suelos tanta lucha, proyectos y resoluciones porque un País (Estados Unidos), con el apoyo de otro (Francia) decidan que no es posible el referéndum en Sahara, ni cualquier otra medida que perjudique a su aliado Marruecos?. Tampoco en esto queremos que nos vendan “motos ni cuentos”. Sabemos que para Estados Unidos es importante proteger a Marruecos para convertirlo en escudo frente a los nacionalismos árabes. Sabemos que precisamente en Sahara hay petróleo y que también precisamente va a ser explotado por dos compañías: una estadounidense y otra francesa,…

¿Cómo va a extrañarnos la mediación de Estados Unidos en el conflicto hispano-marroquí? ¿Cómo va a extrañarnos la actitud indolente de la Comunidad Europea en dicho asunto, sabiendo de las reticencias del gobierno francés?

 

El pueblo saharaui siempre estuvo jodido, pero la mayor desgracia que le ha podido sobrevenir es la de tener riquezas. Desde el momento en el que se ha descubierto petróleo en su zona, Sahara ha quedado hermanada con Irak, con Afganistán, con Venezuela, con Colombia,….en la desgracia. No importa que no tenga guerrilleros, ni terroristas,… el pecado es el mismo, tiene petróleo.

 

Por favor, ¿Hay alguien que esté dispuesto/a, en estos momentos, a visitar al pueblo saharaui y darles una conferencia sobre los beneficios de la globalización capitalista, sobre el derecho a la autodeterminación de los pueblos, sobre la Declaración de los Derechos Humanos y la soberanía de los países, sobre la importancia y obligación de acatar las resoluciones de la ONU, sobre el derecho a la libertad y a la paz que tanto se cacarea en todo Occidente, sobre la democracia de la que tanto presumen los gobiernos europeos y norteamericano,…?

Poquito a poco voy comprendiendo mejor que cada día se tenga menos  confianza y fiabilidad en el Sistema, en los Gobiernos e Instituciones que rigen nuestro mundo.

dt.