Noviembre-2006

 

Cuando el dinero cambia el significado de las palabras

 

Inmigración

Los intereses económicos y políticos (en el fondo son los mismos) cambian más el sentido de las palabras, que la Real Academia de la Lengua. El término “inmigración” tenía un único significado y una referencia a un colectivo humano determinado.

Hoy se habla de “inmigración buena”: la que interesa a los países desarrollados, la que se aprobó, por ejemplo, en el referéndum en Suiza el pasado 24 de septiembre…Desde la perspectiva de “dar respuesta a las necesidades reales de la economía suiza”, la mano de obra inmigrante no cualificada para sectores como la restauración o la agricultura puede llegar cuando se necesite y en la medida que se necesite de los vecinos países del Este de Europa. ¿Y de los demás países no europeos? Sólo se admitirán profesionales de alta cualificación.

El resto será “inmigración mala”, para la que la Ley establece mecanismos discriminatorios con tintes racistas.

¡Qué curioso! ¿Acaso al dinero que va a las cuentas corrientes en Suiza se le pregunta qué origen tiene?.

Comenta Francisco Porcar que, según datos de la ONU, en Francia hay un médico por cada 300 habitantes y en Senegal uno por cada 18.000. Pero, ¡en Francia hay más médicos procedentes de Senegal que en todo el país africano!. Efectivamente, los países más pobres corren el peligro de empobrecerse un poco más, debido al éxodo de los segmentos más cualificados de la población, mientras que los países más ricos se enriquecen un poco más recibiendo a esas mismas personas.

 

Guinea

La antigua colonia española no suscita mucho interés en los medios de comunicación. Sin embargo a ese medio millón de habitantes les calló la maldición del petróleo. Hace 15 años que ocurrió el fatídico descubrimiento y comenzó la extracción por parte de empresas europeas y estadounidenses.

Roger Torres comenta que esas empresas explotadoras conocen perfectamente los mecanismos de corrupción que permiten al presidente Obiang y su familia, y al resto de familias que viven en el poder, apropiarse de gran parte de los ingresos del petróleo, colocando una buena porción de los mismos en bancos fuera del país, mientras la mayoría de la población vive en la pobreza severa. Es más, esas mismas empresas participan en el mecanismo de la corrupción. Los gobiernos de dichas empresas también lo saben. O bien no les importa, o consideran que es mejor adoptar una “diplomacia realista”.

Volvemos a encontrarnos con otro cambio de significado de las palabras: aceptar la corrupción pura y dura se llama “diplomacia realista”.

Guinea puede convertirse en el tercer productor del oro negro de África, pero antes, en sólo 15 años, ya ha conseguido un récord: ser el país del mundo donde peor está distribuida la riqueza y el bienestar entre sus ciudadanos.

El 5% de la población controla el 80% de toda la riqueza, mientras el 60% sobrevive en la pobreza absoluta. Los recursos no se distribuyen, ni el Estado invierte, al menos una mínima parte de los ingresos del petróleo, en servicios sociales.

Y ni siquiera puede protestarse. El relator de Naciones Unidas para Guinea denunciaba en 2002 la “inseguridad jurídica” en ese país, donde cualquier ciudadano en cualquier momento y sin motivo alguno puede ser detenido, e incluso torturado, sin posibilidad de recurrir a la justicia.

No hay libertad de circulación de personas, debido al control militar del territorio, pero sí hay trabajo forzado, explotación infantil y tráfico de personas. No hay libertad de prensa y expresión, no hay libertad sindical,…pero el dictador Obiang tiene reconocimiento en el exterior para participar en el comercio mundial. La misma ONU ha decidido retirar a su relator especial, dando por buena la situación allá. (*)

 

Lamentaciones

Los ciudadanos del mundo estamos condenados a soportar espectáculos tan macabros y bochornosos: El presidente de Estados Unidos y el primer ministro israelí manifestando su pesar por los ataques de Israel contra la ciudad palestina de Beit Hanun, donde asesinaron a 19 mujeres y niños.

Los dos gobernantes, ufanos por estar construyendo kilométricos muros en sus respectivas fronteras mexicana y palestina, ahora se lamentan de una de sus muchas masacres. Ya ven, no hay sido una masacre, sólo un “error técnico”. Malditas todas sus lamentaciones y sus “muros de lamentaciones”.

La ONU pospuso la votación de una resolución condenatoria con motivo de la matanza de los civiles palestinos. Estados Unidos avisó que no saldría adelante una resolución contra Israel. La ONU votó por mayoría absoluta la Resolución condenatoria contra Israel, pero no tendrá efectos porque efectivamente ha vuelto a ser vetada por Estados Unidos. Esto sí es lamentable. Como lamentable es el papel de títere que juega toda la Comunidad Internacional.

¿Es necesaria tanta burla?

·   Pasaba un mes desde el cese al fuego declarado por la Resolución 1701 de la ONU (14 de agosto) y las tropas israelíes no habían abandonado el Líbano.

·   A pesar de los llamados de la ONU, los aviones israelíes continúan violando el espacio aéreo libanés, el propio ministro israelí Peretz lo confirma con todo descaro: “Israel no tiene intención de poner fin a sus vuelos sobre el Líbano".

·   Israel tampoco tiene inconveniente en reconocer que está utilizando en sus bombardeos misiles “racimo”, misiles con “uranio empobrecido” y bombas de “fósforo”, prohibidos por la Convención de Ginebra y consideradas acciones de crímenes contra la humanidad.

·   La Franja de Gaza, donde viven 1,3 millones de personas, el 33% de ellas en campamentos de refugiados, lleva más de 90 días soportando los ataques israelíes.

·   En los últimos cinco meses los israelíes han matado alrededor de 400 palestinos, casi la mitad mujeres y niños. Se habla de 2.000 heridos.

·   A pesar de las críticas de la ONU, los aviones israelíes han realizado cerca de 300 ataques contra Gaza, destruyendo dos centrales eléctricas, los ministerios de Asuntos Exteriores y de Información, además de otros centros públicos y numerosos hogares, talleres e invernaderos. Prácticamente toda la población ha quedado sin acceso regular al agua potable.

Gaza se está muriendo, mientras la llamada “Comunidad Internacional” simplemente se lamenta.

 

d.t.

___________________________________

 (*) Sobre datos aparecidos en N.O. n.1419