Febrero-2006

 

Somalia

 

Ya es difícil elegir un país, sobre el que comentar, dentro de todo un Continente condenado al olvido y a la muerte.

Un gozo especial originó la Cumbre a primeros de diciembre-2006 en Nigeria. Los presidentes de los países de África y Sudamérica de 65 países de África y Sudamérica concluyeron con un llamamiento a una fuerte alianza Sur-Sur en favor del desarrollo, para tener voz propia en el mundo y frenar la presión de las naciones del Norte. Es la primera Cumbre conjunta. Cualquier iniciativa es válida. "Somos dos continentes que tenemos algo parecido: hemos sido colonizados, despreciados, marginados, dominados", dijo Morales.

Pareciera que todo el mundo tiene derecho a despreciar al continente africano, que no pasa nada por hacerlo. En el mes de enero, la Media Luna Roja exigía que se desbloquee los fondos de los donantes, porque el Programa Mundial de Alimentos retiene 2,7 millones de euros destinados a los refugiados saharauis.

Un Continente acostumbrado a ser exprimido y esquilmado. También en Enero-2007 conocíamos que África 'exporta' 23.000 profesionales sanitarios cada año a los países ricos, cuando la pérdida de médicos y enfermeros agudiza la crisis de los propios sistemas nacionales de salud.

 

Pero hoy llama a la puerta Somalia. ¿Qué necesidad de guerra tendrá este país? Ninguna. Llevan quince años sufriendo sequías, hambrunas y guerras. Entre 1991 y 1992 se habla de 300.000 muertos. Naciones Unidas estima que un millón de somalíes se encuentran actualmente en situación crítica.

         Se han intentado acuerdos, gobiernos de coalición, parlamentos, constituciones,… El país debería estar sumido en la última fase del proceso de paz para lograr una democratización definitiva, sin embargo, Somalia vive en medio del caos. Actualmente está sumida en la peor oleada de violencia de los últimos años. Los combates entre la Alianza Antiterrorista y Restauración de la Paz, y las milicias leales a los tribunales islámicos, cada día se recrudecen más. A todo ello se ha unido, la peor de las previsiones: la regionalización del conflicto implicando a Etiopía, apoyada por Estados Unidos, y Eritrea, enfrentada a Etiopía y firme defensora de las milicias islámicas somalíes.

         ¿Y qué explicación tiene esta nueva guerra?. Efectivamente, se van descubriendo numerosos intereses de por medio y eso empieza a explicarlo todo. Existen reservas de gas y petróleo. Desde 1986, cuatro grandes corporaciones transnacionales petrolíferas recibieron por vez primera permiso del presidente somalí, Siad Barre, para buscar petróleo. Y encontraron yacimientos importantes. Pero lo más fundamental de todo es que Somalia tiene una situación muy estratégica. Tiene una costa de 3.300 kilómetros. Es la mayor zona de litoral de África. Una parte de esa costa está justo enfrente de la región más importante del mundo en este momento: el Oriente Medio. Es una plaza geopolítica y estratégica fundamental.

         Este año estamos viendo también esfuerzos importantes por parte de China a fin de incrementar su comercio con África. China necesita urgentemente petróleo y otros minerales para su veloz desarrollo económico. Y África puede responder a esas necesidades. Por ello, el Cuerno de África va a ser un lugar esencial a nivel estratégico en los próximos veinte años.

El gobierno de Bush, al no poder controlar el mundo entero, prefiere desarrollar una política que desestabilice deliberadamente toda la región a lo largo de muchos años, en lugar de permitir que se convierta en una región rica que pueda jugar un papel clave en las cada vez mayores relaciones comerciales entre África y las nuevas economías emergentes de Asia.

         Empezamos a entender la denuncia de quienes dicen que “ésta no es una guerra entre Etiopía y Somalia”,  ésta es una guerra de EEUU contra todos los pueblos del Cuerno de África. EEUU ha convertido de repente a Somalia en un “nido de Al Qaeda”, apoya a Etiopía para que intervenga y se evite que Somalia sea regida por los grupos islámicos (porque se prefiere a gobiernos títeres y débiles) y, si hace falta como ocurrió dos veces a primeros de enero, bombardea directamente ocasionando decenas de víctimas somalíes. Como dice Ramonet, Estados Unidos acaba de inaugurar un tercer frente en Somalia. Sus recientes incursiones aéreas y el envío de buques de guerra prueban que, a los ojos de Washington, el Cuerno de África es de ahora en adelante parte del teatro de operaciones contra de la red de Al Qaeda y una zona de enorme interés.

 

Por qué no nos dejarán en paz los imperios liberadores de nuestro mundo, por qué no se guardarán su “democracia de guerra y de sangre” para ellos mismos.

¡Las víctimas africanas cuentan tan poco…!

 

d.t.