Diciembre-2007

 

Desde Irak, nos llega la felicitación de Layla Anwar.

Ya saben, no se ven las cosas de igual manera desde un trono que desde un pesebre,

no es la misma la visión del invasor que la de la víctima,

no se valora igual la realidad desde un palacio que desde una cuneta,…

 

Felicitación de Navidad

 

 

Cuadro del artista iraquí Fajir Mohammadaui

Tengo novedades para Vds.

Mientras colocan la decoración navideña y escriben tarjetas llenas de buenos deseos…

Mientras están inmersos en su bulimia habitual de comprar y atestar frigoríficos y alacenas de más y más artículos…

Mientras adornan su tan dulce árbol verde de Navidad y hacen los preparativos para que su Santa Claus atiborre los calcetines de sus niños de toda clase de cosas… ¡Qué amable, qué generoso!

Rellenar los calcetines y rellenar el pavo, beber, comer y ser felices…

¿Por qué no, en efecto? Se lo merecen. Son una gente estupenda, con una conciencia fantástica. ¿Quién podría realmente decir lo contrario?

Pero tengo noticias para Vds., compañeros “humanos”, yo sí puedo decir otra cosa…

Las últimas cifras de UNICEF sobre los niños de Iraq nos informan de lo siguiente:

·         Este mismo mes, dos millones de niños iraquíes se encuentran directamente amenazados por enfermedades, analfabetismo, violencia y hambre.

·         25.000 niños se ven obligados a desplazarse cada mes y están expuestos a que los maten.

·         Cinco millones de niños iraquíes son huérfanos. OK, déjenme que lo escriba otra vez. HUERFANOS. Eso significa que han perdido a AMBOS padres.

Por eso, cuando estén tan ocupados atiborrándose una y otra vez, más y más, recuerden esas cifras, porque son el resultado de sus HECHOS. Sí, han leído bien. SUS HECHOS.

Y ya que son tan planificadores y visionarios futuristas con agendas llenas de planes para cinco o diez años, y como se supone que piensan y ven más allá de sus narices y ombligos, tomen cinco minutos de su precioso tiempo e imaginen cuál va a ser el futuro de Irak a partir de esas cifras…

¡Y saluden a sus amados pequeños de mi parte!, ¿lo harán?

Ah, casi me olvido: ¡Feliz, Feliz Navidad al mundo “civilizado”!