Marzo-2008

¡MALDITOS SEAN!

 

Toca recordar el 5º aniversario del inicio de la invasión de Irak. Páginas de prensa, informes de Amnistía Internacional y Cruz Roja, manifestaciones,… Bienvenidas todas las expresiones que denuncien semejante salvajada.

Todo menos reducir el asunto en un “Día de…”, porque supondría hacerle la ficha para el archivo y para el olvido.

 

Cinco años de matanzas y desesperación. Más de un millón de muertos. Más de cuatro millones de personas desplazadas de sus hogares. Ataques y homicidios sectarios perpetrados por grupos armados. Torturas y malos tratos infligidos por las fuerzas gubernamentales iraquíes y por las fuerzas invasoras estadounidenses y prolongada detención de miles de sospechosos sin cargos y sin juicio.

Dos de cada tres iraquíes sin acceso a agua potable y ocho millones de personas pendientes de ayuda de emergencia para sobrevivir.

El problema de las víctimas no es si las cifras varían en cien o en doscientos los muertos. Eso sólo es carnaza de los medios de comunicación.

 

Los tópicos estadounidenses sobre Irak sólo son aceptados por parte del pueblo norteamericano y por otros periodistas que se visten de ingenuos.

         ¿Por qué existen más tropas invasoras que en 2003? ¿Para consolidar las mejoras en la seguridad conseguidas el año pasado,  como dice el ministro de Defensa norteamericano?

         ¿Los ataques aéreos contra las casas antes del amanecer, los arrestos arbitrarios, los secuestros, los asesinatos a manos de mercenarios o “agentes de seguridad”, los coches-bomba en mercados, el tener sitiadas las ciudades, los castigos colectivos y ataques indiscriminados a civiles,…es “aumento de seguridad”?

         ¿Que en el 2007 los soldados estadounidenses quintuplicaran los ataques aéreos y quemaran sistemáticamente bosques y huertos son medidas apropiadas para “hacer que las bases estadounidenses sean menos accesibles a los intrusos” y para “eliminar la vegetación que la resistencia utiliza como escondite para ellos mismos y sus armas”?. Los sucesivos gobiernos iraquíes habían invertido millones de euros en plantar esos árboles.

         ¿Cómo es posible que el número de detenidos apresados por las fuerzas invasoras en Irak haya aumentado un 50%, entre ellos a 680 niños?

         ¿Cómo hablar de avance de la democracia y de la paz en Irak, cuyas cárceles están saturadas con decenas de miles de presos y cuando no se da abasto para identificar miles de cadáveres que aparecen en fosas comunes?

         ¿Para qué sirve que la semana pasada la administración Bush haya reconocido que mintió al relacionar a Sadam con Al Qaeda, precisamente una de las principales razones para comenzar la invasión de Irak?

         ¿A quién quieren convencer los besos de Bush a los niños en sus giras por Oriente, cuando en Irak: 25.000 niños tienen que desplazarse cada mes, se estima que ya existen entre tres y cuatro millones de huérfanos, 122.000 murieron en 2005 antes de cumplir 5 años, uno de cada tres está desnutrido, 760.000 fueron privados de educación primaria en 2006 y otros 220.000 en 2007…? 

 

Bienvenidas sean todas las manifestaciones de protesta y denuncia. La invasión de Irak forma parte de los 40 conflictos armados existentes actualmente en el mundo.

Bienvenidas sean todas las maldiciones contra todas las guerras.

La invasión de Irak tiene una especial fuerza simbólica: Por suponer una burla contra la ONU, contra el Derecho Internacional, contra la Humanidad. Por la desvergüenza y descaro de la actuación imperialista. Por las mentiras justificativas orquestadas a través de los medios de comunicación. Por los silencios y complicidad de la Comunidad Internacional. Por la prevalencia de los intereses económicos sobre los valores sociales y derechos humanos.

            El gobierno de Bush, que más que gobierno parece un oleoducto, necesita apoderarse de la segunda reserva mundial de petróleo, que           yace bajo el suelo de Irak. Además, necesita justificar el dineral de sus gastos militares y necesita exhibir en el campo de batalla los         últimos modelos de su industria armamentista.  (E. Galeano)

TODO UN SÍMBOLO DE TIRANÍA, DEGRADACIÓN E INHUMANIDAD.

Por supuesto que nos unimos a los gritos:

         MALDITAS TODAS LAS GUERRAS!

         ¡MALDITA LA INVASIÓN DE IRAK!

         ¡MALDITOS Y MIL VECES MALDITOS SEAN LOS SEÑORES DE LA GUERRA Y SUS COLABORADORES!

Y seguiremos como venimos haciendo cada mes desde 2003: denunciando con toda nuestra fuerza la bochornosa invasión de Irak y la vergonzante burla contra la Humanidad.

 

d.t.