pueblos7 (Febrero/2000)

LAS CIFRAS DE LA HUIDA

España es una de las puertas que utilizan los inmigrantes para entrar en el Mundo de los ricos. Ofrecemos cifras oficiales de la inmigración en España en 1999.

Casi todos huyen. Algunos de guerras o regímenes dictatoriales. La mayoría, sin embargo, sólo intenta alejarse del hambre.

Un total de 276.796 extranjeros figuraban inscritos en el registro español de inmigración en 1990. Ahora conviven legalmente con los españoles cerca de 800.000 (y otros 200.000 ilegales). Parece una cifra importante, pero está muy alejada de otras potencias europeas: Alemania acoge a 10 millones de desplazados, Francia, Italia y Reino Unida a 6 millones.

Latinoamericanos, magrebíes y rusos encabezan la lista de concesión de visados en España. Aumenta la demanda entre chinos, turcos y, muy especialmente, en África subsahariana.

Ciudadanos de Gambia, Senegal, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde, Nigeria y Mali se encuentran a menudo entre los 2.879 polizones detenidos por la Guardia Civil en los últimos cuatro años. Muchos han sido expulsados, al igual que 17.069 en 1998. O rechazados en la frontera, como los 102.242 de 1996.

Con todo, fueron más afortunados que los que nunca tendrán billete de vuelta. Son los 101 cadáveres recuperados en aguas del Estrecho entre el 1 de enero de 1996 y el pasado 31 de agosto, o los 274 que desaparecieron. Los que vivimos cerca hablamos de más de 1000 muertos en el Estrecho de Gibraltar. Trataban de alcanzar el primer mundo a bordo de pateras: 269 fueron interceptadas, 7.500 de sus ocupantes detenidos y 263 naúfragos rescatados. Antes habian pagado cantidades astronómicas a las mafias que trafican con la desesperación humana. 177 de estas redes fueron desarticuladas, 363 cabecillas entregados al juez y 1.171 de sus víctimas localizadas. El resto continúa intentándolo cada día. Son los datos de una huída.

El Gobierno español estima para los próximos tres años que lleguen más de un millón de inmigrantes. Los empresarios españoles demandan 300.000 puestos de trabajo anuales en el sector agrícola y de la construcción que los trabajadores españoles no quieren cubrir. Actualmente las actividades de estos inmigrantes son: servicio doméstico (27,2%), agricultura (16,9%), hostelería (12,4%) y construcción (8,9%).