(Julio/Agosto-2000)

 ¿Quién tiene que pedir perdón, y quién puede otorgarlo?

¿Los que durante años y años se sentaron ante una mesa llena y se saciaron,

mientras con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra,

que acabamos por dejar de tenerle miedo?

¿De qué tenemos que pedir perdón?

¿De qué nos van a perdonar?

¿De no morirnos de hambre? ¿De no callarnos en nuestra miseria?

¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica

de desprecio y abandono?

¿De haber demostrado al resto del país y al mundo entero que

la dignidad humana vive aún y está en sus habitantes más empobrecidos?

 

Sub-comandante Marcos (EZLN)