Octubre-2000

 

Hace 52 años, con la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos,

los gobiernos se comprometieron a liberarnos del temor y la injusticia.

Pero hoy 1.300 millones de personas viven con menos de 170 pesetas diarias,

35.000 niños mueren cada día por desnutrición y enfermedades y la tortura existe en 132 países.

Para la mayoría de los habitantes del planeta los derechos humanos son papel mojado.

Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España