octubre-2004

 

Utilizamos este apartado de “Testimonios”

para ofrecer una noticia del 21 Agosto 2004.

 

El barco interceptado en Sierra Leona con 500 inmigrantes

iba a ser hundido al llegar a Canarias

 

Habían pagado alrededor de 2.000 euros por un pasaje, tanto como si fuesen a ocupar una suite en un crucero por las islas griegas. Sin embargo, los 500 africanos que fueron rescatados de un vetusto carguero en el puerto de Freetown, justo antes de que iniciaran un viaje hacia España, tenían la muerte casi asegurada.

 

La red mafiosa que había fletado el barco había planeado hundirlo en aguas canarias para obligar a las autoridades españolas a auxiliarles y evitar que se impidiera su entrada en puerto. La mayoría de estos inmigrantes no sabe nadar.

 

Según la representante diplomática, a fin de posibilitar el rápido hundimiento de la nave, vieja y muy deteriorada tras años amarrada en puerto sin ser utilizada, los organizadores del viaje habían habilitado unas trampillas en el fondo del casco.

Al parecer este sistema se estaba convirtiendo en práctica habitual. De esta manera no podría ser rechazada la entrada en puerto como barco irregular, sino que se obliga a las autoridades de destino a auxiliar a esas personas si son náufragos, según la normativa vigente.

 

La cónsul general de la República de Guinea Conakry en Canarias destacó que quienes proceden de ese modo son "verdaderos criminales" que trafican con personas sin respetarlas como tales y a quienes "no les importa que hundir el barco suponga la muerte cierta de los pasajeros que sean precisos, porque está claro que, por muy rápido que sea el auxilio que se preste, es imposible rescatar a todos".

 

Agencias